Más que rojo…

Más que rojo…

Maranello, 27 de junio - El color rojo ha sido utilizado para identificar a los coches y conductores italianos desde los comienzos de la competición automovilística. Después de que se introdujeran en Fórmula 1 los patrocinadores con su identificación específica en los años 60 del pasado siglo, Ferrari fue el único constructor que mantuvo la tradición de “vestir” sus monoplazas exclusivamente en el rojo clásico. Como consecuencia de ello, sus coches de producción y sus deportivos fueron identificados con ese color durante bastante tiempo. Incluso, había un dicho alrededor de Módena que decía ‘cinc sghei püssè ma russ’ (unas cuantas liras más siempre y cuando sea rojo). A lo largo de muchos años, el rojo fue visto como la elección de color casi obligatoria para los propietarios de un Ferrari. Y todavía, a principios de los pasados 90, el 85% de todos los Ferrari construidos estaban pintados de ese tono.

Esta dinámica ha cambiado ahora radicalmente y los clientes pueden elegir entre una amplia gama de colores y tipos. Comprar un Ferrari es una experiencia exclusiva, y la primera etapa de la misma es, por supuesto, elegir el color de la carrocería. Ésta es una de las áreas de personalización que se ha desarrollado rápidamente en los últimos años, no sólo en términos de número de colores disponibles, sino también en las tecnologías utilizadas.

Recientemente ha habido un aumento de popularidad para el doble tono, que como su nombre indica, usa dos colores de contraste, uno para el techo y el otro para el resto de la carrocería. La doble tonalidad también estuvo muy de moda en el pasado, el ejemplo más notable fue el 250 GT de 1957. Este bello deportivo, que tiene una carrocería blanca y un techo verde, ganó los concursos de elegancia de Villa del Este en 2009 y de Palm Beach Cavallino Classic en 2010, entre otros importantes galardones para vehículo históricos. Ferrari ha estado ofreciendo a sus clientes la opción de los dos tonos durante bastantes años, una elección que pone de relieve tanto la elegancia de sus GT como la potencia y agresividad de sus deportivos extremos.

Ferrari no sólo usa tecnología para fabricar coches que son cada vez más potentes y excitantes de conducir. También aplica sus conocimientos de alta tecnología para “vestirlos”. La marca del Cavallino Rampante ha desarrollado e introducido recientemente una avanzada técnica de pintura que da a sus modelos un brillo incluso superior. En la conocida como técnica “tres capas”, la pintura se aplica en tres capas separadas para dar a la carrocería un color más brillante y profundo del que se puede lograr con un metalizado tradicional. La pintura tiene también un acabado iridiscente, que salta al primer plano cuando la luz del sol le da desde varios ángulos. Cuando esta técnica de tres capas es utilizada para coches con doble tono, el resultado es muy llamativo y añade aún más carácter a cualquier Ferrari.

Sin embargo, éste no es todavía el final de la historia sobre la vestimenta, pues los programas de personalización de Maranello también garantizan a los clientes una opción más: la posibilidad de que lleven una muestra de color de la que se copiará la pintura de sus coches. Esa muestra de color se puede tomar de cualquier objeto propiedad del cliente o de algo a lo que tenga especial cariño. Es una opción muy popular es estos momentos y realmente significa que las posibilidades de elegir color para un Ferrari son verdaderamente ilimitadas.

Desde 2004, el complejo de Ferrari en Maranello cuenta con unas sofisticadas instalaciones de pintura con base de agua, que permite a la firma del Cavallino Rampante cumplir con los nuevos requerimientos de la UE sobre emisiones y reducción de energía, tres años antes de su entrada en vigor. Ferrari también ha lanzado simultáneamente un proyecto especial de investigación centrado en ampliar la gama de colores, para poder atender las cada vez más diversas y sofisticadas demandas de sus clientes. Combinando la aplicación de las técnicas más vanguardistas con los incalculables materiales obtenidos de los archivos de la compañía, Ferrari también puede ofrecer ahora un catálogo único de 10 colores históricos exclusivos inspirados en los coches clásicos de los años 50 y 60 del pasado siglo. Esta lista incluye nombres evocadores como el Azul Escocia, un chic azul pastel oscuro típico de los modelos que competían en el Tourist Trophy; el Avio Met, un azul ultradeportivo brillante; y el Vinaccia, un color que rebosa carácter y personalidad.

En la misma época, Ferrari también empezó a hacer lo que llama “Challenge” para “vestir” a sus vehículos. Se imita la pintura que llevaban los pasos de rueda de los coches de carreras. Lanzada por primera vez para caracterizar al 430 Scuderia, este tipo de pintura tuvo un éxito instantáneo en todos los deportivos con motor central trasero, y ahora abarca desde las franjas inspiradas en los automóviles de competición clásicos para identificar a los diferentes pilotos que competían, hasta los tres colores de la bandera italiana. De hecho, esta última solución ha captado la atención de los clientes extranjeros, que la eligen para resaltar el carácter italiano y la calidad de sus vehículos.

Ferrari ha creado su programa de personalización para ofrecer a sus clientes de todo el mundo una amplia variedad de opciones que garanticen que sus coches van a ser realmente únicos. Gracias a los cientos de miles de posibles combinaciones que se brindan, se puede decir de verdad que no existen dos Ferrari idénticos.

Como resultado de estos desarrollos, los coches construidos por Ferrari ahora tienen una variedad de colores sin precedentes. No hace falta decir que el rojo tradicional sigue dominando, totalizando alrededor de un 45% de los coches fabricados durante los últimos años. Sin embargo, aparte de esto la elección de colores hecha por los propietarios se ha diversificado radicalmente en el mismo periodo. Por ejemplo, las peticiones especiales de acabados han pasado de un 1% a comienzos de los 2000 a más del 10% en 2010. Por supuesto, el mensaje es que para ser un Ferrari ya no tiene por qué ser rojo.

Noticias relacionadas

6/22/2011Ferrari celebra el centenario de Paul Pietsch

El Paul Pietsch Classic, un evento de vehículos históricos que recorre más de 400 kilómetros a través de la Selva Negra y el valle del...

 

 

Ferrari con garantía

Ferrari Approved: el programa de certificación del usado

FerrariStore.com

Entre en la tienda oficial Ferrari

Ferrari Genuine

Accesorios y piezas de recambio originales

Corse Clienti

Siga los campeonatos Ferrari Challenge

Ferrari S.p.A.- domicilio social: vìa Emilia Est 1163, Módena (Italia) - capital social Euros 20.260.000 - NIF-IVA 00159560366
Inscrita en el registro mercantil de Módena con el n° 00159560366 - Copyright 2014 - Todos los derechos reservados