Producción y procesos

Producción y procesos

Durante más de 65 años, Ferrari ha construido vehículos deportivos que son la referencia en el sector, en parte gracias a la estrecha relación con su programa de competición, que siempre ha sido visto por la compañía como un verdadero laboratorio tecnológico. Perfección en el diseño, excelencia en la fabricación unida a los más altos estándares de calidad artesana, máxima exclusividad (con sólo 7.000 coches por año); estos son los elementos que caracterizan a los coches Ferrari, construidos enteramente en las instalaciones de Maranello. Actualmente hay un nuevo reto para reducir las emisiones y el consumo, sin olvidarse del incremento de prestaciones y del placer de conducir. El trabajo continúa con la innovación técnica, apartado en el que Ferrari se ha convertido en referencia para toda la industria del motor. En años recientes la inversión se ha concentrado en la investigación sobre materiales, con el establecimiento del centro técnico Carrozzeria Scaglietti para la fabricación de chasis de aleación ligera, así como en importar tecnología de la Fórmula 1 cuando se trata de utilizar fibra de carbono y sistemas de control electrónicos, algo que en LaFerrari ha alcanzado un nivel de complejidad e integración nunca vistos anteriormente en un coche de carretera.

 
 
 

Una gama nueva y completa

En la gama actual hay cinco modelos, todos ellos con su propia interpretación del ADN único de Ferrari, compuesto de prestaciones, emoción e innovación tecnológica.
Los tres modelos de 8 cilindros (California 30, 458 Italia y 458 Spider) y los dos V12 (F12berlinetta y FF) son una nueva generación de coches, que cumplen a la perfección la filosofía de “diferentes Ferraris para diferentes ferraristas”, con criterios específicos para cada uno de ellos. El papel del Gran Turismo deportivo de 12 cilindros lo interpreta el FF, el primer coche de cuatro plazas y cuatro ruedas motrices producido por la firma del Cavallino Rampante. El altísimo rendimiento, junto a la posibilidad de proporcionar también placer de conducir a velocidades más bajas, está garantizado con el plurigalardonado F12berlinetta. De los vehículos de 8 cilindros, el California 30 es el Gran Turismo descapotable que combina sin compromiso un tacto deportivo con la facilidad para el uso diario. El deportivo puro, el 458 Italia, y su hermano con techo abierto, el 458 Spider, están equipados con el mismo motor V8 central trasero, un propulsor que durante dos años consecutivos (2011 y 2012) ha ganado dos de las categorías en los premios International Engine of the Year, y que continúa la gloriosa tradición de los coches Ferrari con esta configuración mecánica.
A estos vehículos se les añade la edición especial limitada LaFerrari, del que sólo se fabricarán 499 unidades y que representa la más alta expresión de la excelencia de la compañía. Su desarrollo ha permitido experimentar con tecnologías que podrían ser aplicadas en el futuro a otros coches de la gama.

 
 

Reducción del CO2 y aumento de potencia

El desafío al que se enfrentan los ingenieros de Ferrari consiste en lograr unas excelentes prestaciones, a la vez que se reducen las emisiones y el consumo de combustible al mínimo. Las constantes y significativas inversiones en producto han llevado a diseñar motores de 8 y 12 cilindros del máximo nivel, con una elevada potencia específica, un amplio espectro de utilización y que alcanzan revoluciones máximas muy altas. Al mismo tiempo siempre son más eficientes. Los actuales propulsores han reducido en un 40% las emisiones desde 2007 y, en paralelo, han aumentado alrededor de 100 caballos la potencia en cada modelo. Esto es el resultado de todo el trabajo llevado a cabo no sólo en los motores y sus componentes estructurales, sino también en aerodinámica, neumáticos y sistemas electrónicos del vehículo. Además, ahora se cuenta con un sistema conocido como HELE (High Emotions Low Emissions, Altas Emociones Bajas Emisiones) que, junto a una tecnología especial Stop&Start destinada específicamente al uso deportivo, proporciona un control inteligente de los ventiladores y bombas de combustible del motor, controla electrónicamente el compresor para el aire acondicionado y adapta los cambios de marcha al estilo del conductor.
Gracias a los conocimientos de la Scuderia en el uso del KERS, los ingenieros de Maranello fueron capaces de diseñar un motor híbrido que destacara los valores fundamentales de un Ferrari: prestaciones y diversión al volante. Así, la tecnología utilizada, conocida como HY-KERS, logra el perfecto equilibrio entre las máximas prestaciones y el menor consumo. LaFerrari, que emite sólo 330 g/km de CO2, nunca trabaja en modo eléctrico completo, porque eso iría contra la misión del coche. Sin embargo, el sistema está diseñado para rodar en este modo durante unos pocos kilómetros en futuras aplicaciones. De hecho, una versión eléctrica experimental de LaFerrari ha logrado emitir únicamente 220 g/km de CO2 durante el ciclo combinado.

 
 

Liderazgo en innovación tecnológica

Cada Ferrari nuevo incorpora un alto nivel de innovaciones tecnológicas, con soluciones rompedoras que normalmente acaban empleándose después en coches de otros fabricantes. Entre las muchas innovaciones introducidas por la marca de Maranello en el pasado, sirva como ejemplo el cambio de marchas montado junto al volante, un mecanismo que venía de la Fórmula 1 y pasó a los coches de carretera, para convertirse pronto en un elemento de serie en todos los vehículos de orientación deportiva. No es una casualidad que en la década de 2003 a 2012 Ferrari registrara unas 150 patentes, algunas de ellas revolucionarias, como el sistema 4WD que proporciona una tracción integral al FF sólo cuando es necesaria, lo que asegura su bajo peso, eficiencia y un comportamiento deportivo que no sería posible con la tecnología 4x4 tradicional.

 
 

Principales innovaciones de Ferrari durante los últimos 20 años

1997: F355 - primer coche con cambio de marchas F1 de accionamiento electrónico y levas montadas en la columna de dirección.

1999: 360 Modena – primer coche con chasis y carrocería hechos completamente de aluminio.

2002: Enzo Ferrari – primer coche de carretera con frenos carbonocerámicos y aerodinámica activa.

2004: F430 – primer coche con diferencial electrónico (E-Diff).

2006: 599 GTB Fiorano – primer coche con control de tracción (F1-Trac).

2008: Ferrari California – primer coche con cambio de marchas F1 de doble embrague y con levas en la columna de dirección.

2011: FF – primer coche con sistema 4RM (4WD).

2013: LaFerrari – primer coche con tecnología híbrida HY-KERS.

 
 
 
 
 

Materiales nobles: aluminio y composites

En los últimos años la investigación se ha centrado en la reducción del peso, un campo donde los conocimientos relacionados con el uso de materiales es vital. Desde 1999 Ferrari ha hecho coches de carretera con chasis y carrocerías realizadas 100% en aluminio, un material que ofrece características de alto rendimiento (es ligero y rígido), una mejor relación tiempo/coste para producción en grandes series y la ventaja de un mantenimiento fácil. Esta última característica es particularmente importante en el caso de vehículos que se usan con frecuencia y a los que se hace muchos kilómetros al año. Las instalaciones de Carrozzeria Scaglietti están especializadas en trabajar con el aluminio y han desarrollado más de 25 aleaciones diferentes (algunas de ellas empleadas por primera vez en la industria del automóvil), que han proporcionado una importante reducción de peso a la vez que mejoraban el rendimiento y la seguridad.
En el caso de la edición especial limitada LaFerrari, de la que sólo se van a construir 499 unidades, la elección fue emplear fibra de carbono laminada a mano. El chasis utiliza los mismos cuatro tipos de composite diferentes que en la Fórmula 1, siguiendo idénticos diseños y métodos de producción, y está hecho en la misma área de fabricación. Eso ha permitido optimizar el diseño, integrando diversas funciones (por ejemplo, los asientos y el compartimento de la batería) para hacer el chasis tan rígido como fuera posible, manteniendo también el peso bajo.

 
 
 
 
 

Control electrónico de la dinámica del vehículo

Todos los Ferrari de carretera están equipados con sofisticados controles electrónicos que trabajan sobre la dinámica del vehículo. Estos subsistemas han sido desarrollados de una manera integrada, con el objetivo específico de garantizar la máxima diversión con absoluta seguridad, tanto en la pista como en la carretera, al mismo tiempo que ofrecen una sorprendente agilidad y rapidez de respuesta, lo que permite al conductor sacar un gran partido del coche, independientemente de sus habilidades al volante.
A través del manettino situado en el volante, uno puede configurar los parámetros de varios controles electrónicos (diferencial electrónico E-Diff, control de tracción F1-trac, ESC, ABS/EBD, caja de cambios F1 de doble embrague, amortiguadores magnéticos de la suspensión SCM) y así adaptar el coche a diferentes carreteras y condiciones meteorológicas.
En condiciones de poco agarre, la posición ideal del manettino es ICE (en el FF) o WET (en el resto de la gama.) Para una utilización diaria por carretera en condiciones normales los conductores pueden elegir entre SPORT y RACE, dependiendo de si buscan una conducción más confortable o más deportiva. La posición TC-off, que desconecta el control de tracción y el ESC, sólo se recomienda para utilizar en superficies con mucho agarre.
La eliminación de los “satélites” y el posicionamiento de todos los mandos en el volante transmite una sensación de estar ante un vehículo aún más cercano al mundo de la competición. La facilidad de acceder a todas las funciones sin necesidad de quitar ni una mano del volante supone poder alcanzar el máximo rendimiento en cualquier condición dinámica: por eso se habla de Interfaz Hombre Máquina, la perfecta conexión del coche y la persona, que siempre es el centro de la experiencia de conducción.
Con la llegada de LaFerrari, los sistemas de control han alcanzado unos niveles de complejidad todavía mayores, gracias a la integración de la aerodinámica activa y del sistema híbrido, que juntos proporcionan un nivel de prestaciones sin precedentes y emociones inigualables. De hecho, los algoritmos propios de Ferrari llevan a una integración óptima entre el motor eléctrico y el de combustión interna, de manera que se mejora el dinamismo del vehículo. Por ejemplo, en las curvas el sistema HY-KERS mantiene altas las revoluciones del motor de 12 cilindros, para dar una respuesta más rápida a la salida del viraje.

 

Ferrari con garantía

Ferrari Approved: el programa de certificación del usado

FerrariStore.com

Entre en la tienda oficial Ferrari

Ferrari Genuine

Accesorios y piezas de recambio originales

Corse Clienti

Siga los campeonatos Ferrari Challenge

Ferrari S.p.A.- domicilio social: vìa Emilia Est 1163, Módena (Italia) - capital social Euros 20.260.000 - NIF-IVA 00159560366
Inscrita en el registro mercantil de Módena con el n° 00159560366 - Copyright 2014 - Todos los derechos reservados