Carreras

El primer Campeonato del Mundo de Ferrari se produjo durante un año en el que barrió a toda la competencia de camino a la gloria
Texto – Gavin Green

Fue la actuación más sobresaliente en la historia del Campeonato del Mundo. Ferrari ganó todos los Grandes Premios de la temporada de 1952. Alberto Ascari se convirtió en el primer campeón del mundo de Ferrari tras ganar todos los GP menos uno, y en esa carrera no participó (en Suiza). No importa, Ferrari la ganó de todos modos, cortesía del compañero de equipo de Ascari, el también italiano Piero Taruffi.


Aunque fue el Campeonato del Mundo más desigual, la temporada de 1952 tuvo una de las listas de participantes más largas y variadas. Esto se debe en parte a que estaba sujeta a la normativa de la Fórmula 2, no de la Fórmula 1.


Piero Taruffi ganó el único Gran Premio que su compatriota Alberto Ascari no ganó en 1952

En 1951, dos equipos dominaban las carreras de GP: Ferrari y Alfa Romeo. Alfa se retiró después de ganar el título de aquel año. Temiendo el dominio total de Ferrari, los organizadores decidieron que los campeonatos de 1952 y 1953 se llevarían a cabo según las reglas de la Fórmula 2.


Eran coches más pequeños y menos potentes, con una capacidad de motor limitada a 2 litros. Al reducirse los costes, más equipos querrían participar. Ferrari se quejó, pero discretamente se puso a desarrollar un coche nuevo.


El Tipo 500, posiblemente el automóvil de más éxito en la historia de los GP, llevaba un motor de cuatro cilindros de 180 CV que era a la vez potente y fiable. El motor estaba ubicado detrás del eje delantero en un diseño de motor delantero central que mejoraba la distribución del peso y el equilibrio de manejo.


El Campeón del Mundo de 1952, Alberto Ascari, conversa con el gran Enzo Ferrari junto a la pista

Hoy en día no hay carreras de automovilismo en Suiza, ya que se prohibieron después del desastre de Le Mans de 1955, cuando 83 espectadores murieron atropellados por un automóvil que dio una vuelta de campana sobre la multitud. En 1952, el GP de Suiza abrió el calendario. Ascari, líder del equipo Ferrari, estaba ausente en Estados Unidos, preparándose para las intensas y prestigiosas 500 Millas de Indianápolis en un Ferrari especialmente desarrollado para correr en el óvalo peraltado de alta velocidad.


El 375 Indianapolis estaba basado en el coche F1 del año anterior y llevaba el mismo V12 de 4,4 litros. Se había incrementado la potencia de 350 a 380 CV y se habían alargado la distancia entre ejes y el chasis. Ascari se retiró cuando se rompió una de las ruedas traseras de radios, lo que lo envió al interior del cuadro (todos los locales usaban llantas de magnesio más resistentes). Fue la primera y última participación de la Scuderia en Indianápolis.


Había otra razón por la que Ascari cruzó el Atlántico. De 1950 a 1960, las 500 Millas de Indianápolis fueron oficialmente una ronda del Campeonato del Mundo, sin importar que se corriera con diferentes normas, presentara diferentes coches, la disputaran invariablemente diferentes pilotos (establecidos en EE. UU.) y no fuera un «Gran Premio». Esta extraña situación cambió cuando el Gran Premio de Estados Unidos se consolidó.


Alberto Ascari sonríe orgulloso tras su victoria en Indianápolis en 1952

Mientras tanto, de vuelta al circuito de Bremgarten en Suiza, Taruffi lideró un Ferrari 1-2 para darle al Tipo 500 su primera victoria en un GP. Hubo otro 1-2 en la siguiente ronda en Spa, Bélgica, donde Ascari venció a su compañero de equipo Nino Farina por casi dos minutos.


En el GP de Francia se produjo un Ferrari 1-2-3 y, en el de Gran Bretaña, un Ferrari 1-2, con un Cooper dos vueltas por detrás en tercer lugar. Enzo Ferrari vio el potencial de su joven piloto y el año siguiente Mike Hawthorn conduciría un Ferrari. Ferrari obtuvo un 1-2-3-4 en Alemania, pero en Monza un nuevo Maserati desafió a Ascari en la ronda final y llegó segundo, a más de un minuto del nuevo campeón del mundo.


Al año siguiente, en 1953, también dominaron Ferrari y Ascari.


El impredecible italiano, ganador en motocicletas, en Fórmula 1 y en coches deportivos, era famoso por su estilo preciso de competir y estaba considerado como uno de los pilotos más seguros en la más peligrosa de las décadas. Su padre Antonio también había sido piloto automovilístico y amigo íntimo de Enzo Ferrari. Se estrelló fatalmente mientras lideraba el GP de Francia de 1925 cuando el joven Alberto tenía solo seis años.


Ascari murió en 1955 mientras realizaba pruebas en Monza en circunstancias que aún siguen siendo un misterio. Tenía 36 años, la misma edad a la que murió su padre.