Automóviles

Cuando llegó el Ferrari 156 F1 en 1961, era más que rápido: era inalcanzable
Texto – Ross Brown
Film - Oliver McIntyre

Tan bello como veloz, el legado automovilístico del Ferrari 156 F1 en 1961 fue a la vez breve y triunfal. En solo una temporada, aquel coche ligero de motor trasero dominó la competición en casi todas las carreras. Ganó cinco de sus ocho salidas y, en el proceso, produjo el primer piloto campeón de Estados Unidos, Phill Hill, y dio a Ferrari su primer Campeonato de Constructores. 


También formó parte de las últimas finales de la historia en equipo de trabajo 1-2-3-4 (en Spa, Bélgica, tercera carrera de la serie) y ocupó un lugar en la historia más triste del automovilismo cuando el piloto alemán Wolfgang von Trips murió en un trágico accidente en Monza.


Caminos despejados atrás y adelante: en solo una temporada, el Sharknose ligero dominaría la competición en casi todas las carreras

Diseñado por Carlo Chiti y Mauro Forghieri, la estética aerodinámica del 156 F1 y las exclusivas aletas del radiador lo convirtieron en un favorito inmediato de los aficionados.  Apodado «The Sharknose» o «nariz de tiburón», la popularidad del coche siguió aumentando una vez que quedó claro para todo el mundo, desde las gradas hasta la parrilla, que no solo era estético, sino que el motor trasero V6 de 120° y cinco velocidades era completamente inalcanzable.


El coche propiamente dicho nació de la nueva normativa de carreras de 1961, que establecía que el tamaño máximo del motor para todos los coches de Fórmula 1 debía ser de 1,5 litros, en lugar de los 2,5 litros existentes. 


Mientras los equipos se esforzaban por adaptarse a un cambio tan drástico, Ferrari dejó a un lado su Ferrari 256 F1 con motor trasero V6 de 2,4 litros en favor de la Fórmula 2 y su 156 F2, básicamente el mismo coche con un Dino V6 de 1,5 litros, justo el tamaño que ahora se requería para la temporada de Fórmula 1 de 1961. 


Ver 'El año del «nariz de tiburón»: Una breve historia del 156 F1'

Como los coches de su época, el 156 F1 era estrecho, con ruedas finas y un volante tan grande que ocupaba casi toda la vista a través del diminuto parabrisas que tenía delante. También era muy rápido, asistido por una transmisión de 5 velocidades, frenos de disco Dunlop en las cuatro ruedas, suspensión independiente en cada rueda y amortiguadores telescópicos.


La ingeniosa aerodinámica derivada del túnel de viento, junto con el V6 longitudinal trasero a 120°, conseguía que el ligero chasis en forma de torpedo fuera en ocasiones casi 20 km/h más rápido que cualquier otro de la parrilla y, en el Gran Premio de Bélgica, tercera carrera de la temporada, el 156 F1 de Phil Hill se hizo con la pole por seis segundos. 


Cuando la temporada llegó a la penúltima carrera en Monza, el legado del 156 estaba asegurado. Con algunas excepciones notables (incluida la sorprendente victoria de Stirling Moss en Mónaco con su Lotus), Ferrari había barrido a la competencia, y el Campeonato de Pilotos se convirtió en un simple doblete entre Phil Hill y Wolfgang von Trips.     


La aerodinámica derivada del túnel de viento, junto con el montaje trasero, aseguró que el 156 F1 fuera 20 km/h más rápido que cualquier otro en la parrilla

Trágicamente, von Trips no pudo completar la carrera, ya que murió al estrellarse en la segunda vuelta. También murieron quince espectadores. En señal de respeto, Ferrari se retiró del último Gran Premio de Estados Unidos y ahí acabó la racha dominante del 156 F1. Compitió la temporada siguiente, pero resultó menos competitivo y en 1963 Enzo Ferrari ordenó el desguace de todos los coches para dar paso al Ferrari 158, lo que puso fin a un capítulo de uno de los coches de Fórmula 1 más dominantes de todos los tiempos.  

27 gennaio, 2022