Carreras

Con el Deutsche Tourenwagen Masters ya encaminado al Lausitzring alemán, nos reunimos con la leyenda del rally Seb Loeb, que el mes pasado se unió al AlphaTauri AF Corse para la carrera inaugural en Portugal

Cuando se trata de pilotar coches de rallies, Sébastien Loeb no tiene igual. Este francés de 48 años es nueve veces ganador del Campeonato Mundial de Rally y tiene 80 victorias en el WRC a su nombre. Solo este año ya terminó segundo en el Rally Dakar, se convirtió en el hombre de más edad en ganar el Rally de Montecarlo e interviene en el campeonato Extreme E.


Fuera del mundo de los rallies, Seb no es menos formidable. Su currículum incluye un segundo puesto en Le Mans en 2006, un récord en el Pikes Peak International Hill Climb de Estados Unidos y la participación en el Campeonato Mundial de Turismos y el GT francés. 


Dentro de la cabina AlphaTauri AF Corse Ferrari

Así pues, cuando Nick Cassidy, piloto del AlphaTauri AF Corse, tuvo que perderse la carrera inaugural de la temporada del Deutsche Tourenwagen Masters (DTM) en Portugal por un compromiso previo con la Fórmula E, el equipo naturalmente pidió a Sébastien que se uniera a ellos para las pruebas de pretemporada y por la oportunidad de correr en Portimão. El piloto no decepcionó.


Corriendo junto a una larga lista de pilotos de gran talento especializados en conducir coches GT3, Sébastien fue inmediatamente competitivo y, sobre todo, rápido. Quedó a siete décimas de la pole en la primera carrera, un tiempo que en cualquier otro campeonato le situaría fácilmente entre los diez primeros (el nivel en el DTM es tan alto que le situó entre los 20 primeros, un resultado igualmente brillante). Por último, terminó en un muy meritorio 16.º puesto el sábado y 18.º el domingo, lo que demuestra que es tan competente en el Ferrari como en su coche de rally… 



Mira al nueve veces campeón del WRC poner a prueba el Ferrari

¿En qué se diferencian las habilidades de un piloto de carreras y las de un piloto de rallies?

Un rally es más cuestión de improvisación. También hay preparación, porque tratas de tener notas del recorrido lo más precisas posible, pero en un rally cada etapa es tu primera pasada, por lo que debes improvisar mucho. No puedes ir al límite, como en una pista de carreras. 


Desde una perspectiva personal, ¿cuál encuentras más desafiante? 

Mi forma de trabajar es el rally. Por eso, para mí es más difícil optimizarlo todo y estar al mismo nivel que los chicos (del DTM) que se pasan el día haciendo esto. Tal vez es más fácil para un piloto de rally adaptarse al automovilismo, pero sigue siendo muy difícil medirse aquí con los mejores pilotos.


¿Cuál fue tu primera impresión del Ferrari?

¿La primera impresión? El primer día estaba un poco perdido. Intenté recuperar la sensación de competir porque, aunque corrí en algunas carreras de GT en 2013, desde entonces casi no ha habido encuentros. El coche es muy diferente a lo que estoy acostumbrado. Para mí un coche de rally es muy natural, muy fácil de conducir. Estos coches tienen mucho más agarre, estás más cerca del límite.


Sébastien demostró ser tan rápido en un Ferrari como lo es en su coche de rally

No tuviste mucho tiempo de prueba. ¿Cómo te preparaste para la carrera?

Tengo un pequeño simulador en casa, así que recorrí Portimão con un Ferrari y vi algunas imágenes a bordo para obtener la mejor experiencia posible sin tener que correr realmente en la pista. 


Has competido en casi todos los deportes de motor existentes. Además del rally, ¿cuál disfrutas más?

Me gustan los deportes de motor en general; cuando era joven tuve la suerte de empezar en rally y, finalmente, de llegar donde he llegado. He tenido oportunidad de descubrir otras actividades, como el automovilismo, el cross country y cosas así. Y, sinceramente, disfruto con todo. Porque me gusta cambiar. Y es lo que me gusta de los rallies: cambiamos todo el tiempo, de asfalto a grava, de grava a nieve. 


Por último, debemos mencionar brevemente tu reciente victoria en el Rally de Montecarlo, donde sorprendiste a todos al convertirte en el hombre de más edad en ganar este evento de cuatro días. 

También a mí me sorprendió ganar. Sinceramente, antes de Montecarlo, no creía que fuera posible. Pero me sentía compenetrado con el coche, estaba disfrutando al volante y al final del fin de semana ganamos. Fue un gran momento porque realmente no me lo esperaba.