Automóviles

Durante más de 70 años, Ferrari ha fabricado algunas de las berlinettes más bellas imaginables. He aquí un homenaje a algunos de los ejemplares más significativos

Desde el principio, el carácter de los coches deportivos de Enzo Ferrari se adaptó al tipo de modelo que podía conducirse a una pista con elegancia, correr una vez allí y luego llevarse de vuelta a casa. Era un estilo de automóvil que, a partir de la década de 1930, en Italia se denominó berlinetta, un coupé de dos puertas con asientos para dos o 2+2 junto con un motor potente y deportivo idóneo igualmente para carretera y para el recorrido de la Mille Miglia.

Uno de los primeros ejemplares de berlinetta de Ferrari ganó precisamente esa carrera en 1948. El 166 S con carrocería coupé de Allemano estaba propulsado por un motor V12 de 2 litros capaz de poner el automóvil a una asombrosa velocidad de 170 km/h. Sin embargo, no fue hasta más tarde, en 1956, cuando Enzo Ferrari decidió hacer de ese nombre una designación de modelo oficial, y así nació el 250 GT Berlinetta.  


El 250 GT Berlinetta de 1956 fue un automóvil que se destacó tanto en la carretera como en la pista

Si bien es cierto que otros constructores han utilizado la misma expresión, es el Cavallino Rampante el que se ha convertido en sinónimo del término berlinetta, ya que cada década ha proporcionado al mundo un nuevo prototipo del modelo que ha llevado el estilo, la innovación y el rendimiento al límite. 

Todavía hoy venerado como uno de los coupés deportivos más atractivos jamás fabricados, el 250 GT Berlinetta llevaba la carrocería del carrocero italiano Scaglietti y estaba equipado con el motor V12 de 3 litros de Gioacchino Colombo.  Debido a su actuación dominante en la carrera de resistencia del Tour de Francia, que ganó durante cuatro años consecutivos a partir de 1956, extraoficialmente se lo denominó TdF. En 1959, la batalla se acortó 20 cm para dar lugar a la descripción de «passo corto» (batalla corta) y así diferenciarlo de la anterior versión «passo lungo» (batalla larga). 


Ferrari hizo suyo el término Berlinetta durante muchas décadas, con algunos ejemplos impresionantes que incluyen el icónico 512 BB, el 296 GTB y el 348 TB

En 1962, Maranello volvió a utilizar la denominación, esta vez en un modelo que supuso un claro alejamiento de la connotación deportiva de sus antecesores en favor de una experiencia más lujosa para el propietario, con detalles más refinados. Diseñado por Pininfarina, el Ferrari 250 GT Berlinetta lusso fue inmediatamente reconocido como uno de los automóviles más hermosos del mundo, codiciado por igual por estrellas de cine e íconos del rock. 

Los modelos sucesivos incluyeron el nombre Berlinetta en el acrónimo, que se convirtió en la norma para los coches deportivos de carretera de Ferrari, desde el 275 GTB de 1964 hasta el último coupé, el 296 GTB, siglas de Gran Turismo Berlinetta. 

Hubo algunas excepciones a esa filosofía de nomenclatura, la primera en 1971 con la presentación del 365 GT4 BB, donde BB presuntamente quería decir Berlinetta Boxer. El 365 GT4 BB contaba con un motor V12 de 4,4 litros y 180 grados; «BB» hacía referencia a las dos bancadas de seis cilindros que formaban un V12 «plano» como los que se encontraban en los coches de la Scuderia Ferrari de aquel entonces.  El cambio valió la pena: el 365 GT4 BB fue el primer Ferrari de serie en alcanzar 300 km/h (186 mph). 


El F12berlinetta cambió verdaderamente todo cuando Ferrari lo lanzó en 2012. El automóvil más rápido que jamás haya salido de Maranello, superó los límites de la aerodinámica y recibió excelentes críticas

En la década de 1980, junto con los inconfundibles Testarossa y F40, el 328 GTB fue reemplazado por el 348 TB, donde la «t» se refería a la caja de cambios transversal y la «b» nuevamente a la berlinetta. Más adelante, en 1997, la marca presentó el F355 F1 Berlinetta con una transmisión electrohidráulica manual inspirada directamente en los coches de Fórmula 1 de la firma, con levas detrás del volante para agilizar los cambios. El modelo fue un gran éxito: su motor V8 de 380 CV y 3,5 litros permitía alcanzar una velocidad máxima de 300 km/h y un tiempo de 4,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. 

El apodo de berlinetta volvió al nombre del modelo de 12 cilindros con el F12berlinetta 2012, que asombró a los entusiastas de todo el mundo por su estilo y su potencia. Un V12 de 6262 cc de inyección directa lo convirtió en el coche de producción en serie más rápido y poderoso que la marca había fabricado en su historia, con un tiempo de 0 a 100 km/h de solo 3,1 segundos y una temible velocidad máxima de 340 km/h. 

El F12berlinetta abrió nuevos caminos en la aerodinámica, utilizó 12 aleaciones diferentes para ahorrar peso y reunió 740 CV de potencia en el motor. La reacción de la prensa mundial fue unánime: «sorprendente», «emocionante» y «un triunfo total» fueron solo algunos de los elogios que recibió el automóvil. 

El capítulo final en la historia de la berlinetta hasta hoy llegó en 2021, con la presentación del 296 GTB de motor central trasero. Con un innovador grupo propulsor híbrido enchufable V6 de 3 litros que produce nada menos que 830 CV, es el sucesor más adecuado de un linaje de berlinettas con motor V8, de enorme éxito, iniciado en 1975 con el lanzamiento del 308 GTB. El legado de la berlinetta está vivo y goza de buena salud.