Diversión de verano

Automóviles

Con el 296 GTS, el hermano descapotable de Maranello del 296 GTB, Ferrari trae la máxima diversión a la carretera justo a tiempo para el verano. Alessio Rovera, piloto oficial de Ferrari Competizioni GT y vencedor del Campeonato Mundial de Resistencia 2021, pone a prueba la nueva bestia V6 de 830 CV en Cerdeña
Texto: Chris Rees
Fotos: John Wycherley; Película: Oliver McIntyre
A un lado, un intenso mar azul, al otro, montañas brumosas. Entre ellos, una larga y sinuosa cinta que combina curvas amplias y cerradas. Dispuesto a devorar estas carreteras está el nuevo Ferrari 296 GTS, el último spider descapotable del Cavallino Rampante y modelo hermano del 296 GTB. Este radiante escenario sardo no podía ser más perfecto para mostrar la verdadera esencia del 296 GTS: máxima diversión al volante, con la emoción añadida de conducir al aire libre. Como disfrute absoluto es difícil imaginar una perspectiva más atractiva.


El techo rígido retráctil (RHT) del Ferrari 296 GTS tarda solo 14 segundos en desplegarse: el techo se divide en dos secciones que se pliegan al ras sobre el motor


El afortunado conductor con las manos en el volante y mirada impaciente es Alessio Rovera, piloto oficial de carreras de Ferrari de 26 años. Ganó las 24 Horas de Le Mans junto a François Perrodo y Nicklas Nielsen en la categoría LMGTE Am y el título de pilotos del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA en 2021. Este año, compite en el IMSA y el Campeonato Mundial de Resistencia con un prototipo LMP2 al amparo de AF Corse.

Mira el detrás de escena del rodaje del 296 GTS Cerdeña

Tras conducir el 296 GTS por estas carreteras asombrosas, está deseando compartir sus impresiones. «El día era perfecto», afirma. «Ha salido el sol y el cielo estaba casi tan azul como la pintura del coche. Las carreteras aquí son ideales para disfrutar del 296 GTS». Para mejorar al espectáculo, este día Alessio iba acompañado de un 296 GTS con el paquete opcional Assetto Fiorano orientado a la pista; juntos han ofrecido toda una exhibición por las carreteras de Cerdeña. 


La sensación de emoción arranca con el nombre del 296 GTS, derivado de la cilindrada del motor (2,9 litros), el número de cilindros (seis) y las iniciales de Gran Turismo Spider. Este conjuro mágico de números e iniciales no solo encierra el legado de los spiders de Ferrari, sino también algo completamente nuevo, ya que este es el primer spider de carretera de seis cilindros con la placa del Cavallino Rampante. 

Las sinuosas carreteras de Cerdeña demostraron ser el campo de pruebas perfecto tanto para el 296 GTS como para el 296 GTS Assetto Fiorano

Por supuesto, lo que le da al 296 GTS su carácter único es su techo rígido retráctil (RHT), que puede desplegarse en apenas 14 segundos a velocidades de hasta 45 km/h con solo pulsar un botón. La capota plegable se divide en dos secciones que se doblan perfectamente sobre la parte delantera del motor. 


El nuevo 296 GTS conserva los ingredientes esenciales que hacen del extraordinario 296 GTB un automóvil tan emocionante de conducir. Entre ellos, por supuesto, figura el memorable motor V6. La amplia «V» de 120 grados entre las bancadas permite instalar los dos turbocompresores dentro de la «V», lo que ofrece ventajas de tamaño, descenso del centro de gravedad y reducción de peso. 


Y no solo eso, sino que también ayuda a liberar niveles extremos de potencia: de hecho, alcanza un récord mundial absoluto de potencia específica para un automóvil de producción, con 221 CV por litro. Combinada con el motor eléctrico enchufable de la parte trasera, la potencia total es de 830 CV, lo que catapulta al 296 GTS a la cúspide del segmento de spiders de tracción trasera. Su velocidad máxima de más de 330 km/h y los 2,9 segundos que tarda en alcanzar los 100 km/h no han cambiado con respecto al 296 GTB. 

  


El piloto de Ferrari Alessio Rovera cruza el Ponte Vecchio de la ciudad sarda de Bosa, que data del siglo IX a.C.


Claramente, el sonido abrasador del V6 ha causado gran impresión en Alessio: «Solo oyes los ruidos que quieres oír, que en el spider son más intensos. A altas revoluciones, el motor suena increíble, y cuando dejas de acelerar, suena como palomitas de maíz, ¡es genial! Sin embargo, no es tan ruidoso como un coche de carreras; es la combinación perfecta para carretera». 


Alessio percibe el ADN automovilístico del 296 GTS. «Estoy acostumbrado a conducir coches de carreras 488 GTE y 488 GT3 Evo, que tienen una batalla más larga. La corta distancia entre ejes del 296 GTS le da enorme agilidad en las curvas y le permite cambiar de dirección con mucha rapidez. Es magnífico, especialmente veloz en curvas muy cerradas. Incluso en carreteras llenas de baches, y en Cerdeña hay muchas, puedes ajustar los amortiguadores a tu gusto. También los frenos son sorprendentes; la tecnología es impresionante. Parece que conduces un coche de carreras, un verdadero coche de carreras para carretera».