Pasión

La 5.ª edición de la Cavalcade Classiche volvió a reunir a espectaculares Ferraris del pasado en algunas de las carreteras más bellas de Italia para exhibir la majestuosidad del Cavallino Rampante
Texto: Tim Bradley

Los propietarios de 65 ejemplares de los mejores automóviles clásicos de Ferrari asistieron a la Cavalcade Classiche de este año, que tuvo lugar durante tres días a lo largo de cientos de kilómetros de sinuoso asfalto italiano en el Parco Naturale Adamello Brenta y el lago de Garda.

La lista de coches participantes fue verdaderamente increíble, había no menos de ocho Ferraris F40 rojo brillante junto a otros modelos, como un Ferrari 166 MM, un Ferrari 212 Inter, un Ferrari Dino 246 GT y varios Ferraris F40.


Mira cómo los Ferrari clásicos de todo el mundo se unen para un recorrido espectacular por los Alpes del Norte de Italia en el Cavalcade Classiche 2022

La Cavalcade, uno de los eventos de acceso exclusivo por invitación organizados por Ferrari, volvió a reunir a equipos de numerosas nacionalidades que, a través del intercambio de experiencias auténticas y memorables, formaron una comunidad singular vinculada por su pasión por el Cavallino Rampante.

Los coches se concentraron bajo un cielo azul cristalino en la estación de esquí de Pinzolo, en el norte de Italia, donde el rugido de los motores V12 perforó la tranquilidad de la mañana junto con el parloteo excitado de los afortunados conductores, deseosos de salir a la carretera.


65 modelos clásicos de Ferrari estuvieron presentes en la Cavalcade, incluidos algunos ejemplos muy raros como el 212 Inter y el 166 MM

Las primeras etapas del evento se desarrollaron a través de los Alpes del Norte, desde Pinzolo hasta Merano, y los destellos de color de los coches lograron que los lugareños se quedaran mirando la procesión de intensos rojos, amarillos y plateados.

Tras recogerse más tarde ese mismo día, la Cavalcade retornó al norte hasta Cavalese en su segunda jornada, en una ruta de regreso con paisajes panorámicos y sinuosas carreteras a través del paso de Lavaze con los conocidos ruidos de los motores Ferrari resonando en el valle.

Los lugareños acudieron en masa para ver los magníficos autos conducir a través de estaciones de esquí y pueblos antes de serpentear alrededor de montañas y valles

Por último, el tercer día se realizó un amplio descenso por el Passo Bordala hasta la grandiosidad de la ciudad de Riva del Garda, los Ferraris resplandecientes con el telón de fondo de uno de los lagos más famosos del mundo antes de volver a subir a Pinzolo por el Passo Duron.

Las vistas y los sonidos de la Cavalcade Classiche son siempre dignos de contemplar y el evento de 2022 no fue diferente. Los propietarios regresaron a sus diferentes lugares del mundo habiendo experimentado algo verdaderamente único.