Pasión

En la segunda parte de nuestra nueva serie, echamos un vistazo exclusivo a la producción de los componentes de motores de alto rendimiento de Ferrari
Texto: Ross Brown
Montaje: Oliver McIntyre

En el departamento de Mecánica de Maranello, hay 127 máquinas de ingeniería que proporcionan piezas de motores de alto rendimiento a todos los coches con la insignia del Cavallino Rampante, desde el nuevo F1-75 de Fórmula 1 hasta el último V6 híbrido de Ferrari, el 296 GTB. 


Es un trabajo preciso y exacto, tanto si se trata de gestionar una de las 43 fases distintas que conlleva la homologación de un bloque motor V6, como de manejar los grandes hornos que pueden mantener los componentes hasta diez días seguidos a temperaturas superiores a los 600 °C.


El bloque motor es un componente clave de los motores Ferrari. La sección de fresado del taller mecánico puede procesar 62 al día, aunque el V6 tarda un poco más que el V12 y el V8 debido a los rigurosos requisitos generados por la potencia híbrida del 296 GTB. 


Eche un vistazo exclusivo al Departamento de Mecánica 

Para los robots de los departamentos de mecánica, la vida es inevitablemente exigente. Una máquina puede albergar 108 herramientas diferentes que cubren el diámetro, las tolerancias y la geometría. Para un solo bloque motor se utilizan hasta 80 herramientas y los robots de Ferrari pueden cambiar sus propias herramientas sobre la marcha, en función de las necesidades individuales del momento, o incluso sustituirlas por completo (algunas herramientas duran un año, otras solo sobreviven diez pasadas).   


La sostenibilidad está en la vanguardia de todas las operaciones de Ferrari, y aquí, en el departamento de Mecánica, se han hecho grandes avances en la recuperación de agua. El proceso implica un alto grado de lubricación para evitar que los componentes alcancen temperaturas peligrosas. El año pasado, para hacer frente a los residuos, Ferrari empezó a recoger y comprimir la chatarra del proceso de mecanizado, una medida que ha permitido utilizar hasta 200 litros diarios de agua regenerada. 


Pero quizá una de las secciones más intrigantes del departamento de 15 000 m² es también una de las más pequeñas: solo 1000 m² dedicados a la producción de prototipos. Aquí funciona la última tecnología de impresión 3D, con un sistema óptico de cuatro láseres, que funde las capas de polvo metálico para producir piezas de acabado neto, desde las culatas hasta las suspensiones delanteras y traseras. Lo más extraordinario de todo es su capacidad para reproducir piezas únicas para el departamento de Classiche, a menudo trabajando a partir de meros dibujos antiguos y detallados para producir una pieza única en un proyecto de restauración, quizá el ejemplo perfecto del exclusivo lugar que ocupa el departamento de Mecánica en los 75 años de innovación de Ferrari. 


15 febbraio, 2022