Una ocasión histórica

Pasión

Más de 80 Ferraris Monza han participado en la primera edición de la Icona Cavalcade, un evento exclusivo que ha expuesto la mayor colección de Cavallinos Rampantes de edición limitada
Texto – Ross Brown

En un día claro y sin tráfico, apenas se tardan unas horas sin incidentes desde Milán hasta el circuito de Fiorano, donde comenzó la aventura deportiva de Enzo Ferrari hace 75 años. 


Sin embargo, para los 80 Ferraris Monza SP1 y SP2 que participaron esta semana en la primera Icona Cavalcade, el viaje de cinco días al corazón de Ferrari en Maranello fue una aventura al volante mucho más espectacular e histórica. 


Mira la primera Icona Cavalcade disfrutar de las increíbles vistas a medida que avanza de Milán a Maranello

La Icona Cavalcade celebró la mayor colección de Ferraris Monza con propietarios llegados de más de veinte países de todo el mundo para participar en el espectáculo itinerante que comenzó en el hipódromo de Monza y terminó en el circuito privado de Fiorano de Ferrari.


Lanzados en 2019, el Monza SP1 y el SP2 son los precursores de la serie Ferrari Icona que ahora incluye el V12 Ferrari Daytona SP3, un homenaje con motor central a los pilotos de prototipos deportivos de la década de 1960.


La Icona Cavalcade celebró la mayor colección de Ferraris Monza con propietarios llegados de más de veinte países de todo el mundo para participar en el espectáculo itinerante que comenzó en el hipódromo de Monza

El Monza SP1 y el SP2 se inspiran en la «barchetta» de carreras, que comenzó con el Ferrari 166 MM de 1948 y evolucionó a través de una larga línea de deportivos descapotables de carreras que atravesaron las puertas de la fábrica de Maranello a lo largo de los años 50 y principios de los 60. 


El Monza está propulsado por el mismo V12 de aspiración natural que se encuentra en el 812 Superfast y es capaz de poner el icónico Ferrari a 100 km/h en 2,9 segundos desde un arranque en parado sin detenerse hasta alcanzar los 299 km/h. 

Los 80 Ferrari Monza SP1 y SP2 formaron la primera Cabalgata Icona, un viaje de cinco días desde Milán hasta el corazón de Ferrari en Maranello

Pero dejemos las cifras para otro día. En la Cavalcade, que serpenteó lentamente a través de tranquilas calles medievales, junto a lagos brillantes y hasta puertos de montaña sinuosos, la experiencia fue mucho más inclusiva, aunque con la inconfundible banda sonora del V12 de Ferrari.


El Autodromo Nazionale Monza de 5,793 km fue el primer circuito permanente que se construyó en Europa, aunque los 4,25 km de su sección ovalada de alta velocidad, que Phil Hill utilizó para ganar el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 de 1961 en su nombre y el de la Scuderia, llevan abandonados desde 1969. Sin embargo, con tan ilustre historia de Ferrari, los grises y verdes de las bancadas de hormigón que atraviesan los árboles colgantes demostraron ser el telón de fondo perfecto para la procesión antes de dar inicio a la noche con una exposición de los coches en la Villa Reale de Monza.


Lanzados en 2019, el Monza SP1 y el SP2 son los precursores de la serie Ferrari Icona y se inspiran en la «barchetta» de carreras, que comenzó con el Ferrari 166 MM de 1948

Durante los días siguientes, la Cavalcade zigzagueó por las piazzas históricas de Bérgamo, Cremona y Stresa, antes de extenderse junto a las aguas cristalinas del lago Maggiore (hogar de las tres islas Borromeas, utilizadas como residencia de la familia aristocrática Borromea del siglo XVII) y el lago de Varese. 


Desde aquí atravesó los Apeninos de Reggiano, pasando por la Pietra di Bismantova y Quattro Castella, antes de llegar finalmente a la fábrica de Ferrari en Maranello.


El último día se dedicó a celebrar el 75 aniversario de Ferrari con clientes, coleccionistas y, por supuesto, los coches Monza SP1 y SP2 circulando en el famoso circuito de Fiorano, ese lugar simbólico para el espíritu automovilístico del Cavallino Rampante y un digno final para la Cavalcade de 80 participantes que pasó cinco días celebrando la tradición de Ferrari en todo el norte de Italia.