Carreras

Hace 22 años este mes, Michael Schumacher ganaba en Imola y Ferrari se acercaba a su primer Campeonato Mundial de Pilotos en más de 20 años
Texto: Gavin Green

Este domingo se celebra el Gran Premio de Emilia Romagna en Imola. Charles Leclerc, piloto de Ferrari, encabeza cómodamente el Campeonato del Mundo de 2022 y Ferrari disfruta de una ventaja saludable en el Campeonato de Constructores. Hasta ahora, Ferrari ha dominado la temporada con el conductor más rápido y el mejor coche.


Los paralelismos con hace 22 años son palpables. Ahora, como entonces, Ferrari disfruta de un renacimiento de la Fórmula 1. Ahora, como entonces, un joven piloto contempla la posibilidad de unirse a la distinguida lista de campeones mundiales de Ferrari. 


Han pasado 15 años desde que un piloto de Ferrari se coronara campeón por última vez. En el año 2000 habían pasado 21 años, aunque, para aliviar el dolor, en aquel intervalo hubo tres títulos de constructores.


En 2022, Charles Leclerc contempla la historia como lo hizo Michael Schumacher hace 22 años.


Michael Schumacher es el piloto de Fórmula 1 de Ferrari de mayor éxito de todos los tiempos: 72 victorias en GP y aquellos cinco títulos

El Gran Premio de San Marino en Imola, celebrado el 9 de abril de 2000, fue la tercera ronda de la carrera por el título mundial. Schumacher se dirigía al circuito de Emilia Romagna, al este de Bolonia, con la perspectiva de llevarse tres grandes premios consecutivos. El alemán había ganado en Australia y en Brasil, aunque Mika Häkkinen, el doble campeón del mundo reinante, ocupaba la pole de ambas carreras con su McLaren-Mercedes. Häkkinen tuvo problemas de fiabilidad en ambos GP, lo que había otorgado una ventaja saludable a Schumacher en el campeonato de camino a Imola. Una vez más, hay claros paralelismos con 2022 y Max Verstappen, campeón mundial titular.

 

Imola ocupa un lugar especial para Ferrari y el Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari es un lugar donde a Ferrari le gusta ganar

Imola ocupa un lugar especial para Ferrari. Para empezar, está en Italia, por lo que, al igual que con Monza, los tifosi se harán oír y ondearán banderas de color rojo. Igualmente importante, el circuito lleva el nombre del fundador de Ferrari y su hijo. El Autodromo Internazionale Enzo e Dino Ferrari es un lugar donde a Ferrari le gusta ganar. 


En el Imola de 2000, Schumacher quedó defraudado cuando Häkkinen volvió a superarlo. Comenzó la carrera en segundo puesto en la parrilla, se mantuvo segundo al principio de la carrera y después tuvo que emplearse a fondo en todo momento contra el «finlandés volador». Vio su oportunidad cuando Häkkinen hizo su segunda parada programada en boxes, se esforzó al máximo para ampliar su ventaja y se mantuvo al frente después de su segunda y ultrarrápida parada. Ganó por poco más de un segundo. 


Tres victorias de tres y Ferrari iba camino de lograr su primer Campeonato Mundial de Pilotos desde Jody Scheckter en 1979. Pero la Fórmula 1 rara vez es predecible... Häkkinen se defendió, ganó cuatro carreras y, con el GP de Italia en el horizonte para septiembre, el piloto de McLaren lideró la lucha por el título. La suerte de la Fórmula 1 puede cambiar rápidamente, como sin duda sabe Charles Leclerc. 


Schumacher comenzó la carrera en segundo puesto en la parrilla y ganó por poco más de un segundo

Afortunadamente para la Scuderia, en Monza Schumacher llevó a su compañero de equipo Rubens Barrichello a un Ferrari 1-2. El voluble alemán ganó los tres grandes premios restantes, con lo que consolidó su primer título mundial para Ferrari.


Fue el primero de cinco títulos consecutivos de pilotos para la Scuderia. Con diferencia, es el piloto de Fórmula 1 de Ferrari de mayor éxito de todos los tiempos: 72 victorias en GP y aquellos cinco títulos. Le sigue Niki Lauda muy por detrás, con 15 victorias y dos títulos mundiales. 


En el campeonato de 2000 estuvo cerca de lograr la victoria. En comparación, en 2001 demostró un dominio total. Schumacher ganó nueve carreras y anotó más del doble de puntos que su rival más cercano. Su última victoria en el campeonato de 2004 fue aún más contundente: ganó 12 de las primeras 13 carreras y se llevó 13 carreras de 18.


Corrió para Ferrari durante dos temporadas más y se retiró a finales de 2006. Asumió el papel de «superayudante» del equipo antes de unirse al nuevo equipo de Fórmula 1 de Mercedes-Benz. En 2013, a pocas semanas de cumplir 45 años, sufrió una grave lesión cerebral mientras esquiaba y todavía se está rehabilitando.