Pasión

Como marca, Ferrari siempre ha sabido conectar con un público amplio. En junio, el Cavallino presentó una nueva colección de moda bajo la dirección creativa de Rocco Iannone. La nueva línea es algo más que simple ropa. Como en el caso de los coches de Maranello, es un reflejo de la filosofía de la marca: exclusiva, pero nunca excluyente
Texto: Serena Tibaldi
Fotografías: Ilaria Magliocchetti Lombi

“Encontrar a Rocco fue lo más complicado”, explica Nicola Boari.

El responsable de diversificación de la marca de Ferrari continúa: “Aparte de tener las habilidades y la experiencia necesarias, necesitábamos a alguien que respetase la marca, alguien que primero supiera cómo contar una historia y luego cómo vender un producto. Él tiene todo eso”.
El Rocco del que habla Nicola Boari es Rocco Iannone, quien, tras haber trabajado como jefe creativo en Pal Zileri y, anteriormente, como diseñador de ropa masculina en Giorgio Armani y diseñador en Dolce & Gabbana, se incorporó a Ferrari como director creativo del área de diversificación de la marca el 4 de noviembre de 2019.

Su primer objetivo: crear una nueva colección de moda masculina, femenina e infantil que reflejase de verdad los valores de Ferrari. El resultado se presentó en un desfile especial celebrado el 13 de junio en las propias las líneas de montaje de Maranello.

Un vistazo al interior de la tienda de Milán muestra a Iannone trabajando, figurines de la nueva colección de moda de Ferrari y prototipos de prendas en los maniquíes

Nicola Boari continúa: “Cuando expliqué a Rocco la idea la primera vez que nos vimos, me dijo: ‘Si estás pensando en una colección reservada a un pequeño nicho de mercado, puede que funcione, pero no soy la persona adecuada. En cambio, si quieres explorar nuevas posibilidades y poner en marcha un proyecto que sea para todos, cuenta conmigo’. Entendió perfectamente nuestra idea”.

El diseñador de 37 años, sentado junto a Boari, asiente con la cabeza y añade: “La visión de Ferrari tiene una fuerza poco común. En sus más de 70 años de historia, esta marca ha evolucionado con la cultura italiana hasta formar parte de ella: mis propias ideas sobre Ferrari se han desarrollado a través del cine, la música y la mitología generada a su alrededor”.

A partir de aquí, Iannone comenzó a pensar en una colección que pudiera atraer a un público realmente diverso: “Es innegable el enorme atractivo que tiene la marca para el gran público. Forma parte de la vida de todos, independientemente de su dinero o sus intereses. Por lo tanto, era esencial trabajar con esta mentalidad, respetando el papel de la marca en la sociedad. Ferrari es una marca exclusiva, pero no excluyente”.

El desfile para presentar la primera colección de moda de lujo de Ferrari tuvo lugar en una de las líneas de montaje de la fábrica del Cavallino Rampante en Italia

La mano de obra, los materiales y el diseño reflejan la ética de Ferrari y dan lugar a productos que también son accesibles para quienes Boari denomina admiradores de la marca, es decir, no solo para los fans acérrimos. “Evidentemente, hay artículos verdaderamente lujosos en la colección, porque el 10% de las personas que visitan nuestras tiendas son ferraristas. Pero, junto a una gabardina de cuero de 3000 euros, hay una camiseta de 130 euros hecha con ese mimo y ese sentido de la estética que nos definen y que consiguen que el usuario la perciba como un producto de lujo”.

Esta estrategia ha llevado a la creación de una oferta de productos algo más “escasa” de lo habitual: una sola colección anual (sin estacionalidad) acompañada de una serie de colecciones cápsula de temporada a lo largo del año. Se venderá en las tiendas de Ferrari (algo menos de 20 establecimientos) y también por Internet, e inicialmente estará dirigida a Italia, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos, para luego ampliarse a China en 2022.

Nicola Boari, Chief Brand Diversification Officer de Ferrari (a la izquierda) junto a Rocco Iannone, nuevo Brand Diversification Creative Director de la marca, en la tienda de Milán examinando bocetos de los artículos diseñados para la colección de moda de Ferrari

Teniendo en cuenta la estrategia y las posibilidades creativas, ¿cuál fue el verdadero reto para Iannone? “Creo que la clave es no perder de vista los valores fundacionales de Ferrari y, al mismo tiempo, saber darles una interpretación contemporánea. Los elementos visuales de la marca siempre han evolucionado al ritmo del contexto histórico. Yo me veo a mí mismo como un intérprete de este fenómeno: he actualizado los códigos y ritos visuales de este universo para hacerlos comprensibles (y atractivos) incluso para un público más joven. No olvidemos que los jóvenes son los principales consumidores de moda”.

El programa es claro, pero no necesariamente fácil de llevar a cabo. De hecho, esta colección no es la primera incursión del Cavallino Rampante en la moda. “Creo que antes faltaba la persona adecuada para interpretar la marca tal y como la interpretamos en los coches”, reflexiona Boari, que añade: “Nadie compra un Ferrari solo para ir del punto A al punto B, y ni siquiera para conducir rápido. Sin embargo, una vez que lo pruebas, te mantienes fiel, aprecias su singularidad”.

“Lo mismo ocurre con la ropa: el mercado está lleno de colecciones. Por eso, nuestro objetivo no es ser solo una marca de moda, sino crear un nuevo canal para comunicar nuestros valores. Yo diría que estamos hablando de un estilo de vida”, afirma el directivo. “De una forma de vivir, literalmente”.