Pasión

Para la familia Musial, en la que tanto el padre como el hijo son famosos pilotos de Ferrari Challenge, no solo se trata de correr: se trata de crear vínculos duraderos
Texto: Marco della Cava
Fotos: Brian Finke

Todo el tiempo que pasan padres e hijos es valioso, momentos en los que se establecen conexiones y se forjan vínculos. Pero cuando esos eventos compartidos incluyen la intensa camaradería y el peligro inherente que son una parte fundamental de las carreras de coches, los recuerdos se turboalimentan.

Solo hay que preguntar a Dave Musial Senior, de 51 años, y a su hijo de 22 años, Dave Junior. Durante los últimos seis años, el dúo padre-hijo de Chicago ha sido uno de los protagonistas en el circuito Ferrari Challenge, subiendo constantemente al podio. 

Durante los últimos seis años, el dúo padre-hijo de Chicago ha sido uno de los protagonistas en el circuito Ferrari Challenge

“Supongo que todo empieza con una pasión compartida por los coches, que quizá le gusten incluso más que a mí”, dice Dave padre riéndose. “Pero sinceramente, competir en el circuito juntos, con todas las risas durante el día y en las cenas, es algo muy especial”. 

Dave Jr. también hace hincapié en la alegría compartida. “Nos divertimos mucho juntos, dentro y fuera de la pista”, dice. “Claro que estoy aprendiendo. A veces, si corremos al mismo tiempo, intento seguir su línea para ver si está haciendo algo diferente y mejor que yo. Pero sobre todo, lo importante es divertirse”. 


Dave Sr. listo para su carrera en el Trofeo Pirelli; su 488 Challenge Evo; en el podio por el tercer lugar en el Trofeo Pirelli Am2

El entrenador de Ferrari Challenge, Didier Theys, corrobora esta impresión, diciendo: “Ellos suelen ser las personas más divertidas del paddock”. Pero aunque el padre y el hijo Musial destaquen sus ganas de pasar un buen rato como competidores del Desafío, también se concentran en los resultados. 

Ambos Musials comenzaron su andadura en las carreras de Ferrari en 2016 en un programa de Corso Pilota celebrado en el circuito de las Américas, sede del Gran Premio de Estados Unidos, en Austin (Texas). Fue allí donde la exposición a una serie de modelos de carreras de Maranello y de carretera les hizo engancharse tanto a las carreras de Ferrari como al coleccionismo de Ferrari. 


Dave Jr. enfocándose al comienzo de la carrera; en la pista en Elkhart Lake; celebrando el segundo lugar en la Coppa Shell Am

Dave Sr., que había sido un consumado corredor de karts en sus años de juventud antes de dedicarse a su floreciente negocio -calefacción y aire acondicionado-, se lanzó primero al nivel Coppa Shell y ascendió rápidamente. En 2020, ganó la división Ferrari Challenge North America Trofeo Pirelli Am en un 488 Challenge Evo. 

En 2019, Dave Jr. ya tenía la edad suficiente para emprender su andadura en las carreras de Coppa Shell, y en seguida descubrió que había heredado su destreza para la pista. Al año siguiente, cuando Dave padre se hizo con los honores del Trofeo Pirelli Am, Dave hijo consiguió su primer top-10 con un quinto puesto en Daytona. 

En 2021, el guión iba a cambiar. Esta vez fue Dave Jr. quien se anotó una victoria general, terminando primero en la Coppa Shell North America en su 488 Challenge Evo. Su padre consiguió un tercer puesto en el Trofeo Pirelli Am2 de Norteamérica. El resultado final: Ambos Musials pasarán en 2022 al Trofeo Pirelli, con el Senior en el Trofeo Pirelli y el Junior en el Trofeo Pirelli AM. 


Momentos preciosos: padre e hijo comparten un abrazo de felicitación

La perspectiva les hace sonreír. “Ahora estaremos a menudo en la pista al mismo tiempo y será genial”, dice Dave padre. “Saldremos a competir entre nosotros por la posición. ¡Cuidado!” 

Durante la temporada baja, si el clima del Medio Oeste de Estados Unidos lo permite, los Musials disfrutan dando paseos en su creciente colección de Ferrari. En su cuadra ahora hay un LaFerrari, un SF90, un F12 y un Monza SP2. (El favorito de los mayores: el Monza; De Junior: el LaFerrari). Sus máquinas de Maranello despiertan una pasión y una fascinación que siempre les deja con ganas de volver a los circuitos de carreras, lo que, para Dave padre, significa la posibilidad de continuar con su hijo esta actividad tan especial alimentada por Ferrari. 

“Todos sabemos que suele haber brechas generacionales entre padres e hijos, pero cada vez que se puede compartir algo que a ambos les gusta, las brechas se cierran”, dice, y añade: “Si te conectas a un nivel de aficionado, el tiempo juntos es mucho más especial”.