Pasión

Los cascos de protección, técnicamente avanzados y en continua evolución, son fundamentales para la seguridad del piloto. Los mejores corredores de Fórmula 1 usan cascos producidos por Bell. Oliver Bearman, piloto de la FDA, recorrió sus instalaciones de fabricación en Bahréin
Texto: Davide Marchi
Fotografía: Justin Leighton

Fundada en el condado de Los Ángeles en 1954, Bell comenzó siendo una pequeña tienda de recambios para automóviles. Bajo la dirección de Roy Richter, se convirtió en fabricante de equipos de seguridad para carreras de automovilismo, motociclismo y ciclismo. Entre otras innovaciones importantes, la compañía afirma haber sido la primera en el mundo en crear un casco de automovilismo, además de inventar el casco abierto (seguido del integral) y fabricar el primer casco hecho completamente de fibra de carbono.

Se elimina el exceso de material antes de perforar los orificios para los accesorios de la visera

A lo largo de los años, Bell abrió varias plantas de producción en todo el mundo, pero posteriormente decidió reunir la mayoría de ellas en un solo centro para aumentar la eficiencia y mejorar la investigación y el desarrollo. ¿El sitio elegido? Bahréin, con su excelente logística, y el Circuito Internacional de Bahréin, un magnífico campo de pruebas, a solo tres minutos en coche de la planta. Esta primavera, la revista oficial de Ferrari disfrutó de una visita guiada por las instalaciones de fabricación de Bell junto con Oliver Bearman, piloto de 17 años de la Ferrari Driver Academy.


Como todos los visitantes de la fábrica, Oliver fue recibido en primer lugar por una exposición de cascos de pilotos y campeones que, como él, han utilizado cascos Bell. Incluyen alrededor de la mitad de la parrilla actual de Fórmula 1, pero también antiguas estrellas, como Ayrton Senna, Jochen Rindt, Niki Lauda, Alain Prost y Jackie Stewart. 


La espuma y la tela del casco se unen en una carcasa especial, una vez que se retira del molde, el material se lamina y las estructuras laminadas se curan a altas presiones y temperaturas

A Bearman le llamó la atención un casco en particular: muy dañado, era el mismísimo casco que utilizó Romain Grosjean en el Haas cuando el piloto suizo-francés sobrevivió a aquel terrible accidente e incendio en el Gran Premio de Bahréin de 2020. En Bell es motivo de gran orgullo que el maltrecho casco conservara la estructura intacta. 


«Es bueno saber que podemos confiar en equipos tan eficaces cuando salimos a competir», asegura Bearman. «Hoy en día, el automovilismo ha alcanzado niveles increíbles de seguridad». 


Las instalaciones de Bell cuentan con cerca de 330 empleados de 32 países diferentes. El edificio tiene varias salas grandes, cada una dedicada a una etapa específica de diseño y elaboración de cascos. El complejo proceso de producción comienza en la planta de espuma y el centro de inyección de plástico, donde se crea la forma para las piezas interiores del casco.


Ambos los pilotos de Ferrari F1 Carlos Sainz y Charles Leclerc usan cascos protectores Bell


Aquí, se expanden, comprimen y moldean cuentas de grafito de poliestireno especialmente hechas para Bell. A partir de ahí, el departamento de Materiales Compuestos se pone a trabajar en el corte de los tejidos compuestos de carbono preimpregnados que se almacenan a –21 °C. La tela se corta y está lista para dar forma al exterior del casco. Una vez hechos los moldes, empieza realmente el trabajo manual, ya que los cascos se separan en moldes «masculinos» y «femeninos» antes de envolverse a mano en múltiples capas de fibra de carbono para fortalecer la estructura principal. Este proceso dura aproximadamente una hora con cada casco.


La siguiente zona es la sala de recorte, fresado, lijado e imprimación en la que unos trabajadores cualificados hacen exactamente lo que está escrito en la placa de la puerta. Es una instalación muy grande, dividida en secciones, rodeada de bastidores y estantes de cascos a medio terminar, una impresionante exposición de equipos de protección para la cabeza.


La última sala es donde los armazones desnudos se transforman en cascos completamente operativos. Con la pintura aplicada, el área de Ensamblaje Final ajusta las aletas traseras, las viseras, las radios, las hebillas y las correas en los cascos antes de enviarlos a los clientes. 


Como parte de su visita, Bearman también pudo ver dónde se había pintado su propio casco, a pesar de que los trabajadores ya se habían ido a casa. «Quería conocer a la persona que lo pintó, pero ya había terminado la jornada. Sin embargo, pude ver muchos cascos de personas que conozco, como Liam Lawson y Lando Norris», así como los que Fernando Alonso y Esteban Ocon usarían en las carreras de ese fin de semana. «También vi muchas réplicas de cascos dedicadas a pilotos famosos», recuerda con entusiasmo. «Y me pregunto si alguna vez tendré el éxito suficiente para tener réplicas de mi propio casco hechas aquí...».


23 agosto, 2022