Pasión

Una colaboración puntual entre Richard Mille y Ferrari ha tenido como resultado la creación del impresionante reloj RM UP-01 Ferrari. Nos adentramos en los entresijos del cortometraje realizado especialmente con motivo de su lanzamiento
Texto: John Silcox

Imagina un día perfecto. Al amanecer, corres por los frescos pinares del sur de California antes de conducir por el sinuoso asfalto de las montañas en un Ferrari Roma. A continuación, sobrevuelas las carreteras vacías del desierto con el calor del mediodía, al volante del poderoso Ferrari SF90 Stradale de 1000 CV.

Con la puesta de sol sobre el océano Pacífico, ahora circulas rodeado por los rascacielos del centro de Los Ángeles en un Ferrari 512 BB vintage de camino a un club. Bailas toda la noche y vuelves a casa de madrugada a una mansión en las colinas. Contemplas la ciudad de los ángeles, que brilla a tus pies como una joya en toda su majestuosidad...


Ve tras bambalinas de la espectacular película que celebra la asociación entre Ferrari y Richard Mille, que dio como resultado el reloj Ferrari RM UP-01

Suena como un sueño, ¿verdad? Bueno, en realidad es el argumento de la nueva cinta de Richard Mille para Ferrari, que celebra la primera colaboración monumental entre estas dos marcas icónicas. El resultado es el RM UP-01 Ferrari, el reloj más delgado jamás producido por Richard Mille y una auténtica manifestación de la dedicación de ambas marcas al diseño, la ingeniería y la artesanía.

«No llevas un Richard Mille en la muñeca para controlar el tiempo, sino porque tienes el control de tu destino», afirma Guillaume Mille, director de la película e hijo de Richard Mille. «Es igual que cuando conduces un Ferrari. No se trata simplemente de ir de A a B, sino de acceder a un nuevo mundo de sensaciones que la mayoría de la gente ni siquiera imagina que existen. Potencia, rendimiento y control: pura euforia en todas sus formas más adictivas. Eso es lo que decidimos mostrar en esta película: la vida vivida al máximo».


El reloj es el resultado de muchos años de trabajo, decenas de prototipos y unas 6.000 horas de desarrollo y pruebas en laboratorios

Parece sencillo, pero capturar todo eso en una película exige una barbaridad de preparación y logística. En París, Londres, Maranello y Los Ángeles, los equipos se han volcado durante meses en desarrollar el concepto creativo, buscar las localizaciones, encontrar el equipo y el talento, contratar el equipo de filmación especializado y obtener los permisos de cierre de carreteras y rodaje.


«El RM UP-01 Ferrari es el primer reloj que hacemos con Ferrari, así que es realmente importante», explica Guillaume. «Captura códigos automovilísticos, pero puedes llevarlo a diario. Lo más increíble de este reloj es que es muy delgado, casi como un disco Blu-ray, pero también es superresistente».


El reloj más delgado jamás fabricado, el Ferrari RM UP-01 tiene una caja de titanio y funcionará durante 45 horas a pesar de tener solo milímetros de grosor


Otra característica clave de la película es la velocidad. Los coches de Ferrari son famosos por su rendimiento y la película lo refleja en toda su gloria. Aquí no se utilizó ningún truco y, para mostrar fielmente la velocidad con la cámara, los coches se filmaron a toda velocidad, algo que no solo precisaba el uso de carreteras específicas en las que pudieran lucirse con seguridad los atributos de los coches, sino también que los vehículos de filmación fueran capaces de seguir el ritmo. Además, se recurrió a un piloto profesional para llevar los coches al límite... y actuar al mismo tiempo.

«Ha sido un trabajo que recordaré el resto de mi vida», aseguró Gonçalo Gomes al final del rodaje. Fue a este expiloto de carreras portugués a quien se asignó el papel al volante y delante de la cámara.



El equipo que trabajó en el video usó tres modelos diferentes de Ferrari en cuatro ubicaciones muy diferentes, con conductores profesionales obteniendo el máximo rendimiento de los autos

Con la caja de titanio de grado 5 y el logotipo del Cavallino Rampante grabado a láser, el RM UP-01 Ferrari tiene solo unos milímetros de grosor, pero cuenta con una reserva de carga de 45 horas y puede soportar golpes de hasta 5000 G. Es una metáfora literal de la búsqueda del rendimiento máximo. También te lleva a desear conducir los mejores superdeportivos del mundo bajo el sol californiano... pero no aquí no hace falta pellizcarse. Porque estás despierto, y todo esto es muy real...