Pasión

La edición de este año de la Ferrari Tribute 1000 Miglia, un recorrido de 1000 millas a través de Italia, atrajo un número récord de modelos de la cuadra del Cavallino Rampante
Texto – Ben Pulman

En los últimos días, un número récord de Ferraris y sus entusiastas propietarios han participado en la edición de 2021 de la Ferrari Tribute 1000 Miglia.

Un total de 112 equipos inscritos participaron en el evento, que como siempre precedió a la recreación de la Mille Miglia.
La recreación de la Mille Miglia —y el Ferrari Tribute 1000 Miglia— rinden homenaje al evento que se celebró desde 1927 hasta 1957 y que se hizo con el título de "la carrera más bella del mundo". Ferrari se presentó en 1948, justo un año después de que se construyera el primer coche del Cavallino Rampante, y ganó. Y volvió a ganar seis veces más hasta que la carrera fue cancelada cuando las velocidades se volvieron demasiado altas para la vía pública.

Sin embargo, la idea de la Mille Miglia sigue entusiasmando hoy en día con su combinación de grandes carreteras que se despliegan sobre los paisajes más impresionantes del norte de Italia, y este es exactamente el atractivo del Ferrari Tribute 1000 Miglia. Mientras que el evento recreado está abierto sólo a coches de carreras históricos, Ferrari da la bienvenida a todos los modelos de carretera del Cavallino Rampante. El récord de participación de este año presentaba una mezcla variada, desde un 250 GT Berlinetta Lusso de 1963, pasando por vehículos de edición limitada como el F40 y el F50, hasta modelos contemporáneos como el Roma y el SF90 Stradale.
El evento comenzó el 16 de junio, en el hermoso marco de la Piazza Cappelletti, en la ciudad de Desenzano, al borde del lago de Garda. Tras una sesión informativa del secretario de ruta en el histórico Teatro Alberti, inaugurado en 1815, los pilotos y copilotos emprendieron la primera etapa de su recorrido.

Los coches pasaron por Cremona —famosa por la fabricación de violines y violas en los siglos XVI-XVIII— y Parma, cuna del queso parmesano y del jamón de Parma. A continuación, el paso de Cisa les permitió disfrutar de una conducción espectacular, antes de llegar a Pisa y su famosa torre, antes de cenar esa noche en la localidad costera de Marina di Pisa.

En ese momento, quedó claro el carácter competitivo y la precisión de los participantes. Como siempre, el Tribute no es una carrera de velocidad, sino que es más bien una carrera de regularidad, en la que el objetivo es completar cada tramo del recorrido en un tiempo determinado y a una velocidad media determinada. Al final de la primera jornada, la media docena de coches de cabeza estaba cubierta por menos de un segundo, y los 100 primeros de los 112 coches estaban dentro de los cinco segundos.
El segundo día llevó a los equipos de la Ferrari Tribute 1000 Miglia más al sur, a lo largo de la costa, hasta el histórico pueblo pesquero de Castiglione Della Pescala y el comienzo de los bosques de pinos que se extendían hasta la parada para el almuerzo en la ciudad de Grosseto. Luego llegó Viterbo —sede de los papas entre 1257 y 1281— y después Roma.

Hasta aquí llegó el Ferrari Tribute 1000 Miglia, pero hubo un cambio para la edición de 2021: el recorrido fue al revés. Por primera vez, los coches llegaban a Roma desde la Toscana y volvían a subir pasando por Módena, retomando así el sentido antihorario de muchas ediciones de la Mille Miglia original.
El inicio de la segunda parte de la Ferrari Tribute 1000 Miglia subrayó la autenticidad del evento, con el desayuno servido desde las 4 de la mañana y la salida del primer coche a las 5.35. Esta etapa incluyó subidas a colinas como Orvieto y Cortona, antes de almorzar en Montevarchi, justo al borde de la famosa región del Chianti. La ruta de la tarde se dirigió a los fabulosos puertos de Futa y Raticosa.

Luego, en Bolonia y en Módena. Aquí los 112 coches se desviaron especialmente por el Museo Enzo Ferrari (MEF) antes de cenar en la Accademia Militare. Esta universidad militar, situada en el centro histórico de la ciudad, fue la primera de su clase cuando se inauguró en 1678.

La nueva ruta para 2021 llevó a 112 coches, por primera vez, a tres puertos de montaña: el Cisa el primer día, y el Futa y el Raticosa el tercer día del evento

El cuarto y último día pasó por Mantua, famosa por ser la ciudad natal de la que fue desterrado Romeo en la trágica historia de amor de Shakespeare. A continuación, Verona, escenario de "Romeo y Julieta", y luego el lago de Garda, antes de terminar en Brescia, tal y como lo hacían siempre las Mille Miglia.

La ceremonia oficial de entrega de premios tuvo lugar en el Museo Mille Miglia, y fue allí donde Alberto Ghelfi, Giordano Mozzi y su Ferrari 488 Pista #584 fueron declarados ganadores, por un escaso margen de 4,737 segundos. A continuación, llegó el #551 488 GTB de Fabio Vergamini y Anna Maria Fabrizi, y a sólo 0,677 segundos el #508 Testarossa de Roberto Cerutti y Ruggero Zobbio. El resto de la carrera estuvo igualmente apretada, con 92 coches que terminaron a menos de un minuto de los ganadores.

Con la clausura del evento, damos la enhorabuena a todos los participantes que vivieron y respiraron el espíritu de la Mille Miglia, y ya esperamos la próxima edición de la Ferrari Tribute 1000 Miglia.

El equipo de Alberto Ghelfi y Giordano Mozzi, junto con su Ferrari 488 Pista #584, fueron declarados ganadores de la edición 2021 de la Ferrari Tribute 1000 Miglia