Automóviles

Por primera vez en su ilustre historia, el Autodromo Nazionale di Monza acogerá el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA 2021 y, tras dieciocho meses de espera, los aficionados regresarán a las gradas
Texto – Ross Brown

Ferrari llega a la tercera ronda del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA 2021 en lo más alto del ranking de Le Mans Grand Touring Endurance, tanto en la clasificación LMGTE Pro como en la LMGTE Am.

Con once Ferrari 488 GTE Evo en el circuito este fin de semana (dos en LMGTE Pro y nueve en LMGTE Am), el momento es perfecto para que los fans de Ferrari vuelvan por fin al Autodromo Nazionale di Monza después de un largo paréntesis de dieciocho meses.
El Campeonato Mundial de Resistencia consta de cuatro categorías, Hypercar, Le Mans Prototype (LMP2) y las dos categorías GTE (LMGTE Pro y Am), lo que significa que nada menos que 37 coches rugirán en la pista durante seis horas de carrera bajo el glorioso sol italiano. Para los pilotos, es la oportunidad perfecta para probar sus máquinas de cara a las próximas 24 horas de Le Mans en agosto. Para los aficionados, es la ocasión de ver carreras de resistencia a toda velocidad en uno de los circuitos más rápidos del planeta.

Todos los ojos en frente: Ferrari entra en las 6 Horas de Monza habiendo liderado el camino en las 8 Horas anteriores de Portimao. La inconfundible librea roja de los números 51 y 52 de AF Corse Ferrari que llegaron en primer y segundo lugar en la categoría Pro, mientras que el caballo rampante azul Cetilar Racing se llevó la victoria en la carrera Am.

Aunque es la primera vez que Monza acoge el Campeonato Mundial de Resistencia, el circuito no es nuevo en las carreras de resistencia. Conocido como el Templo de la Velocidad, el Autodromo Nazionale di Monza original se construyó en 1922 como un enorme circuito de diez kilómetros y en 1954 se introdujo el famoso óvalo peraltado de alta velocidad. Hoy en día, con sus largas rectas y rápidas curvas abiertas, el moderno circuito de 5,793 km sigue siendo una de las pistas más rápidas del mundo, pero también tiene una rica tradición de carreras de larga distancia, en particular la prueba conocida como los 1000 kilómetros de Monza.

La carrera de 1000 kilómetros de Monza, parte de la serie del Campeonato Mundial de Sport-Prototipos (que con el tiempo se convertiría en el Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA), era una de las pruebas de un famoso ciclo de resistencia que incluía a la Mille Miglia, Spa y Daytona. Y en esta serie dominó el Cavallino Rampante desde los años 50 hasta los 70, ya que ganó siete campeonatos entre 1953 y 1961 y, de paso, presentó al mundo el 246 SP, el primer coche con motor central trasero de Ferrari. En el Campeonato Internacional de Fabricantes de GT de 1962 también se produjo la llegada del 250 GTO, que ganó consecutivamente hasta 1964.

Durante más de dos décadas, el Cavallino Rampante dominó las carreras de resistencia, y se presentó al mundo el Ferrari 330 P3, el 250 Testa Rossa y el 250 GTO de hermoso diseño de Sergio Scaglietti. El Ferrari 330 P3 se colocó primero en los 1000km de Monza en 1966

Tras anunciar Ferrari en febrero que volverá a Le Mans en 2023 a través de su programa Le Mans Hypercar, la prueba de resistencia de las 6 Horas de Monza nunca ha sido más oportuna ni relevante para los seguidores del Cavallino Rampante.

Pase lo que pase en la pista el próximo fin de semana, los verdaderos ganadores serán los célebre aficionados y tifosi de Monza. En Italia, asistir a una carrera es toda una celebración familiar y la afición a las carreras es tan profunda que resulta difícil pensar en el Templo de la Velocidad sin su aforo de 118 000 personas. Lamentablemente, las gradas llevan más de un año vacías, pero las 6 Horas de Monza volverán a abrir sus puertas el domingo 18 de julio para un número limitado de espectadores. Con ello se prepara el camino para las 24 Horas de Le Mans, que acogerá a 50 000 personas.

Después de una pausa forzada de dieciocho meses, los famosos fanáticos de Ferrari de Monza harán un bienvenido regreso a las gradas este fin de semana para la tercera ronda del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA.

«Hacía tiempo que los aficionados no podían asistir a una ronda del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA y estoy deseando ver su presencia en las gradas de Monza», asegura Richard Mille, presidente de la Comisión de Resistencia de la FIA. «Gracias a la decisión del gobierno, así como a los esfuerzos de los organizadores y del promotor, todo esto será posible en condiciones de seguridad».