60 años de modelos Ferrari con motor central

Después de visitar Sicilia en un F8 Spider para rendir homenaje a la primera gran victoria de un Ferrari con motor central, exploramos la isla italiana para ver qué otras grandes carreteras nos ofrece.
Texto – Ben Pulman
Fotos - Giuliano Koren y Richard Pardon
Video - Max Morelli

Sicilia está indisolublemente unida a la Targa Florio.

Esta carrera de carretera, una de las más antiguas y famosas del mundo, se inició en 1906, por lo que es una predecesora de las 24 Horas de Le Mans, la Carrera Panamericana y la Mille Miglia.
Creada por Vincenzo Florio, la ruta ha cambiado a lo largo de los años, pero la más famosa era la que se celebraba en configuraciones "Grande", "Medio" y "Piccolo" de 148 km, 108 km y solo 72 km respectivamente. Las tres iteraciones atravesaban las montañas de la Madonie, con estrechas carreteras que ofrecían cientos de curvas que exigían miles de cambios de velocidad, y con pocas barreras de seguridad, control de multitudes o puestos de comisarios.

El único respiro —si es que se puede llamar así— fue cuando los competidores bajaban al nivel del mar y se lanzaban a lo largo de la recta de 6 km en plano hacia Buonfornello. Aquí les esperaba la calle de boxes, y el comienzo de otra tortuosa vuelta.
Sin embargo, Sicilia es mucho más que esto. Es una isla de contrastes, y su capital, Palermo, es caótica, casi implacable si se va en coche. Sin embargo, lejos de ella, este trozo de tierra en el Mediterráneo, entre Europa y África, ofrece mucho a los aficionados. Las carreteras costeras bañadas por el sol circunvalan el centro montañoso, y en un par de horas se puede pasar de la orilla del agua, a través de frondosos bosques, a un gigantesco y árido volcán.

Por suerte, en la forma de un F8 Spider resplandeciente en Giallo Modena, tenemos el compañero perfecto para explorar.

EL VOLCÁN


El monte Etna domina el extremo oriental de Sicilia, y si se da el breve salto a través del estrecho de Mesina desde el continente italiano, se vislumbra en el horizonte. Sus erupciones están documentadas desde hace más de 3.500 años (algunas de las más prolongadas de las que se tiene constancia) y sigue activo en la actualidad, con actividad volcánica en 2021.

Situado dentro de un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, una composición basáltica cubre gran parte de las laderas. Los parches de follaje verde también salpican los lados del volcán; algunos son árboles maduros que han esquivado y sobrevivido a la devastación de los flujos de lava, mientras que en otros lugares los pequeños brotes son los primeros signos de vida que vuelven a florecer.
Aquí arriba, en el Etna, también hay una carretera, una serpiente de asfalto extrañamente brillante en contraste con el negro oscuro del paisaje, que serpentea y se contonea por el pico más alto de Italia al sur de los Alpes. No hasta la cima, por supuesto (en invierno se puede ver donde la lava ha abierto un camino a través de la nieve cerca de la cima de 3.326m), pero la SP92 se adentra en el sitio de la UNESCO desde el sur o el este y le lleva tan alto como quiera. Para los aventureros, los guías locales ofrecen expediciones si se quiere subir más alto.

Para nuestro cometido, tenemos todo lo que necesitamos: asfalto liso, curvas amplias, un motor turboalimentado al que no le molesta el cambio de altitud y una capota que se abre para descubrir una atmósfera diferente. De camino a la cima, puede que hayamos creado nuestro propio sonido evocador a través del motor de 720 CV, pero cuando nos detenemos a contemplar la vista de vuelta a la segunda ciudad de la isla, Catania, la falta de vida en un entorno tan inhóspito nos invade con su silencio. El aura aquí arriba es diferente, de otro mundo, e incluso el olor es peculiarmente inorgánico.

A los lugareños no les importa. Muy por debajo, la vida en Sicilia continúa sin interrupciones. Es hora de reunirse con ellos.

EL LITORAL

Con más de 1.000 km de costa, en Sicilia nunca se está lejos del mar. Y la isla está rodeada por tres de ellos: el Mediterráneo; el mar Tirreno al norte, entre Cerdeña y el continente italiano; y el mar Jónico, al otro lado del cual se encuentra Grecia.

En gran parte de la isla, las carreteras costeras le llevan a las brillantes aguas azules, pero incluso con la mejor voluntad del mundo, le costará conducir por toda la circunferencia. La mejor opción es cuadrar el viaje con un destino al final del mismo. Podría ser el antiguo teatro grecorromano que domina Taormina, cerca del Etna; la famosa lengua de arena de la costa norte, cerca de Tindari; o los espectaculares acantilados blancos del lado sur de la isla en Scala dei Turchi.
Una de las mejores rutas es la del noroeste de la isla, cerca de la reserva natural de Lo Zingaro. Se puede visitar desde el norte, en San Vito Lo Capo, o desde el sur, en Scopello, y desde esta península tomar la carretera costera hasta Trapani. Un giro equivocado hacia el interior tampoco es el fin del mundo: la vista hacia la ciudad costera al acercarse desde la histórica Erice es maravillosa. En cualquier caso, las vistas que hay por delante son de un tranquilo mar azul.

Si le apetece, las reservas naturales de Foce del Belice, cerca de Porto Palo, o Venidcari (no lejos de la ciudad barroca de Ragusa, situada en una colina) también ofrecen sus propias playas. Sea cual sea su elección, con el siempre tentador mar a un lado, estas carreteras exigen un ritmo diferente. La capota rígida retráctil debe estar guardada, dejando que el calor del sol compita con la brisa que llega sobre el agua. Deténgase a menudo y, sobre todo, disfrute de las vistas que se extienden hasta el horizonte.

EL BOSQUE

En total contraste con lo que se puede esperar de Sicilia, están los espesos bosques del Parque Nacional de Nebrodi. Es el parque nacional más grande de la isla y se extiende desde el extremo noroeste del Etna hasta las montañas de Madonie, donde se celebraba la Targa Florio.

Grandes extensiones de bosque cubren montañas y valles, y antiguos pueblos y monasterios salpican la zona. El senderismo y el ciclismo de montaña son actividades populares para los turistas que vienen a esta zona más tranquila de Sicilia, y es probable que vean especies autóctonas como los caballos de San Fratello y los cerdos negros de Nebrodi (que encontrará en las delicias locales que utilizan su carne para los salamis y los jamones).

Los caballos salen del bosque cuando nos detenemos, y la luz moteada se abre paso entre las copas de los árboles y juega con la pintura amarilla del F8 Spider. Se pueden tomar dos rutas a través del Parque Nacional de Nebrodi, la SS289 o la SP168, y ambas ofrecen carreteras desiertas que nos permiten profundizar en las prestaciones del F8 Spider.

Sin embargo, mientras que el Monte Etna, o las carreteras costeras, ofrecen la vista constante de la civilización cercana, los árboles parecen agolparse sobre nosotros. Pocas veces hay una vista y la oportunidad de atisbar la zona en la que se encuentra. Sin embargo, esto hace que la mente se concentre, ya que el único lugar en el que se puede concentrar es la franja negra como la tinta que se retuerce entre el verde follaje.
El bosque parece tan fuera de lugar en Sicilia, pero es el respiro perfecto para el resto de la isla. El calor se mantiene a raya, y parece que todo el mundo también. Estamos casi solos aquí, nuestro único compañero es amarillo y con ganas de actuar.

Y así es: la intensidad del motor, cuando se desata, es siempre impactante, la fuerza implacable. Los cambios de velocidad son instantáneos. El sonido es totalmente envolvente, llenando la cabina abierta. La inmediatez de la dirección hace que solo sea necesario un mínimo movimiento de las muñecas, mientras el pie derecho juega con los pedales, recurriendo a esa potencia, o deteniendo el avance con los inmensos frenos carbonocerámicos.

Es emocionante y seductor, y en una isla de contrastes, es la única constante.

60 años de modelos Ferrari con motor central

Automóviles
Hace sesenta años, un Ferrari 246 SP logró la primera gran victoria del Cavallino Rampante con un coche con motor central. Hoy, volvemos al lugar de esa victoria, es decir, la carrera Targa Florio por las tortuosas carreteras de Sicilia, pero, esta vez, al volante de un Ferrari con motor central moderno, el nuevo F8 Spider
Automóviles
Sesenta años después de la primera victoria en competición de un deportivo Ferrari con motor central, el primer eléctrico enchufable del Cavallino vuelve a situarse a la vanguardia con un chasis revolucionario. Nos rendimos ante el SF90 Stradale y los expertos del departamento “Body-in-White” de Maranello
Automóviles
Hace sesenta años, Ferrari presentó su primer coche deportivo con el motor situado en configuración central. El 246 SP fue un éxito en la competición y sirvió de inspiración para una deslumbrante serie de coches de gama con motor central que incluye desde el Dino 206 GT hasta el actual SF90 Stradale, la actual estrella de Ferrari
Image from the Ferrari archive, copyright unknown

Sebring 1962, Ferrari 246 SP
Automóviles
Hace sesenta años, la aparición del 246 sp abrió un nuevo camino para ferrari marcó el comienzo de un novedoso diseño con motor central que cambiaría para siempre los coches de carretera y competición del cavallino rampante…
Wolfgang von Trips / Ferrari 246 SP / 1961 Targa Florio

Image is copyright of the Cahier Archive and only purchased (in perpetuity) for a one-time usage in the article called 'A Revolutionary Win'. Any further usage needs to be discussed with the Cahier Archive. 

All of the following non-paid usages are not allowed: PR-related purposes (including editorial); 

(b) advertising and industry awards, conferences, exhibitions and competitions; 

(c) publication of legacy or heritage advertising materials
Carreras
En el primero de una nueva serie de artículos en los que conmemoramos los 60 años de modelos Ferrari con motor central, revivimos la famosa victoria lograda en la Targa Florio de 1961. Fue la primera gran victoria de un Ferrari con motor central, el revolucionario 246 SP…