Pasión

En los próximos días, más de 100 modelos del Cavallino Rampante conmemorarán la famosa carrera Mille Miglia tomando parte en el Ferrari Tribute 1000 Miglia, un recorrido de mil millas alrededor de Italia
Texto – Ben Pulman

Ferrari -y su apasionada clientela- vuelven a rendir homenaje a la Mille Miglia

una competición que, en su día, se celebraba en las carreteras públicas de Italia y era conocida como «la carrera más bella del mundo».
Celebrada por primera vez en 1927, su finalidad era exhibir los coches de la época por las carreteras de Italia con una carrera que empezaba y terminaba en Brescia, pasando por Roma. Las carreteras en los años 20 no estaban asfaltadas y, a excepción de las calles adoquinadas de los centros de algunas ciudades, los coches circulaban por caminos de tierra. Aquella vez, los participantes salieron con sus equipajes, convencidos de que iban a estar viajando al menos durante dos días. Al final, el coche ganador tardó algo más de 21 horas en recorrer casi 1.700 km, a una velocidad media de 77,238 km/h.

El éxito de la carrera fue inmediato y la historia de Ferrari en el mundo de las carreras está profundamente ligada a la Mille Miglia. El Cavallino Rampante fabricó su primer coche en 1947 y tan solo un año después, en 1948, ganó la Mille Miglia. Fue el comienzo de algo muy especial: Ferrari ganó todas las Mille Miglia disputadas entre 1949 y 1953, y se impuso en 1956 y 1957. Esa fue la última victoria. Más tarde, el evento se canceló porque los coches iban a demasiada velocidad para disputar una carrera por las vías públicas. A pesar de ello, la Mille Miglia sigue apasionando y fascinando a todos hoy en día, por su magnífica combinación de carreteras y paisajes impresionantes.

El Ferrari Tribute 1000 Miglia reúne a propietarios apasionados y, por supuesto, a sus coches, con un paisaje espectacular como telón de fondo

El programa Ferrari Tribute 1000 Miglia ofrece recorrido muy atractivo. Durante los días previos a la llegada de los participantes, se realizan las comprobaciones deportivas y técnicas de los coches. Después, los participantes y sus Ferraris se dan cita el 16 de junio por la mañana en la pintoresca Piazza Cappelletti, de Desenzano, a orillas del lago de Garda.

Allí comienzan la primera etapa, que los lleva por Parma, atravesando el paso de la Cisa, hasta llegar a Pisa donde hacen noche. El 17 de junio arranca la segunda jornada, que lleva a la plétora de Ferraris y Ferraristas hasta el sur de Roma, para pasar una noche en la capital de Italia. La tercera etapa pone otra vez rumbo al norte, hacia Módena, a través de los espectaculares puertos de Futa y Raticosa. El cuarto y último día, los coches cruzan Verona —famosa por la obra Romeo y Julieta de William Shakespeare—, pasan por el punto de partida en Desenzano y llegan a la meta final en Brescia, durante la noche del 19 de junio.
Como siempre, el Ferrari Tribute 1000 Miglia precederá a la recreación histórica de la Mille Miglia. En su 39ª edición, esta Mille Miglia recreará las veinticuatro ediciones de la carrera de la Mille Miglia, que se celebraron desde 1927 hasta 1957. En esta recreación histórica, solo pueden participar modelos clásicos, de los cuales al menos un ejemplar debe haber participado —o tramitado las formalidades de inscripción— en una de las carreras históricas de la Mille Miglia.

El Ferrari Tribute 1000 Miglia no impone estas restricciones, pero los vehículos que participan deben ser, obviamente, del Cavallino Rampante. Al Ferrari Tribute se sumará una amplia gama de modelos Ferrari del pasado, como un 250 GT Berlinetta Lusso de 1963, un 330 GTC de 1967 y un Dino 246 GT de 1971. También habrá algunos modelos raros como el F40, el F50 y el LaFerrari, junto con algunos V12 como el 575 Superamerica, el 599 GTO y el F12tdf, todos ellos inscritos por sus apasionados conductores ferraristas.

Como es junio y se celebra en Italia, abundan los Ferrari descapotables, desde el 328 GTS, hasta el California y el Portofino, pasando por el Monza SP2 y el 812 GTS. Además, encontraremos Ferrari inspirados en sus homólogos de competición, con nombres como Challenge Stradale, Scuderia, Speciale y Pista. Por último, también participarán algunos modelos actuales como el F8, el Roma y el SF90 Stradale, que son conformes.

Desde puertos de montaña hasta ciudades históricas, el Ferrari Tribute 1000 Miglia rinde homenaje a la «carrera más bella del mundo» y recorre gran parte de la ruta original

El Tribute no es una carrera de velocidad, se trata de una carrera de regularidad, en la que el objetivo es completar cada tramo del recorrido en un tiempo determinado y a una velocidad media determinada. Y, este año, presenta una novedad. Por primera vez, el sentido de marcha de la competición será antihorario, como en muchas ediciones de la Mille Miglia original.

Los participantes se anotan un tanto cuanto más se aproximen al tiempo que se les ha asignado, lo que no significa que esta carrera sea un paseo. Algunos días, el desayuno comienza a las 4.30 de la mañana, los coches están rodando durante más de 12 horas y algunos no llegan a las ciudades de destino hasta bien entrada la noche.

Sin embargo, es esto lo que desean los participantes de Ferrari. Una oportunidad de rendir homenaje a una carrera emblemática, de vivir su encanto y competir en el corazón de Italia, además de poder conducir sus coches junto a este evento de recreación histórica.